Menu
X
La Asociación “Nacer en Casa” nace en enero de 1.988. María Fuentes convocó en Barcelona a Mª Jesús Montes, a Eva y a Carmen de Zaragoza, pensando en la necesidad de crear una asociación profesional que uniera a las personas que en ese momento trabajaban por recuperar el nacimiento domiciliario. Cada una convocaría a una reunión en Zaragoza en la primavera a las personas interesadas en crear una asociación. Las que fuimos a Zaragoza decimos crear la Asociación “Nacer en Casa”. Allí conocí a María y fue el inicio de una hermosa amistad y colaboración profesional.
Mucha pasión, ilusión, trabajo dando respuesta y acogiendo al noventa por ciento de los profesionales que asisten partos en casa en todo el Estado español. Nos animaba la idea de que había más personas haciendo lo mismo. Presentábamos la asociación cada vez que había unas jornadas, congresos, foros nacionales e internacionales. Nos dábamos a conocer y se iban incorporando otras personas. Queríamos y queremos una asociación profesional. Queremos sentirnos parte de un todo más grande. La idea de que habiendo personas autodidactas aportarían una parte de no deformación profesional. Pretendemos que sea un llamamiento a otros profesionales. Veíamos que quedaba bonito, que había discusiones de salón, pero después, mujeres, parejas que venían buscando a una persona que les asistiese el parto en casa se encontraban con que les decían que no.
Nos sentimos interpeladas continuamente. Aquí parece un reto de futuro, lo que fuera ya es presente. Queremos recuperar nuestra parcela como comadronas, queremos dejar de ser chicas para todo. Creemos que es posible desde una asociación como esta, pequeña y con las personas diseminadas por todo el estado español ofrecer la imagen de que parir en casa es una opción válida y respetable. Pedimos desde la asociación que no se nos maltrate y no se nos desvalorice como profesionales.
Pedimos a las instituciones aquí presentes que rompan los tabúes y la contrainformación que rodea este tema. Que se normalice como modelo válido asistencial, permitiendo y apoyando que se incorpore a nuestro sistema sanitario público.
Quiero transmitiros que estamos aquí para celebrar la vida, seguir disfrutando, hablar de lo que nos preocupa y mantiene. Sintiéndonos en casa, sin confrontaciones. El viento anima nuestro esfuerzo.El agua baña nuestro ser para recordarnos que venimos del agua, del vientre materno.El fuego aviva nuestros corazones.La tierra es nuestra madre y de ella venimos.
Renovamos el amor y el respeto a la vida que ilumina nuestros pasos para buscar caminos nuevos, renovamos el amor y el respeto al universo en nosotras que es recoger parte de los frutos de nuestro esfuerzo, trabajo y lucha. Es el momento de plantar nuevas semillas para seguir avanzando. Es el momento de compartir lo que somos, quienes somos y por qué lo hacemos. Recordemos que este congreso es una estrella que brilla en el firmamento con luz propia porque estamos contribuyendo a crear un mundo mejor en el que creemos, por el que soñamos y del que disfrutamos.
(Mercedes Serrano)
Conclusiones:
Para los que piensan que estos congresos se quedan en nada, esto no es cierto: ha tenido puntos desde el comienzo. He notado que había signos de apertura y de cambio. Os habéis emocionado con la vida y eso os hace más profesionales. Y hemos disfrutado preparando este congreso a pesar de todos los nervios y las dificultades.
A mí queda deciros por parte de la vida que llevo dentro que los bebés que vienen confían en nosotras, esperan con nosotras y son los impulsores y los que realmente nos han convocado aquí, nos llaman, nos traquetean para que demos lo mejor que llevamos dentro, el AMOR, las caricias, el contacto, la ternura, pasión, para que podamos limpiar y restaurar el dolor y el sufrimiento que todas sentimos de pequeños por abandono, por falta de cariño, contacto o atención.
Todos los que nos dedicamos a esto sabemos que la vida personal nuestra y la de las mujeres y bebes se entremezclan y nos hacen currar, avanzar, crecer y mejorar. Sentir el misterio de la vida y el nacimiento como algo incomprensible, inabarcable… Sentirnos como Diosas que dan vida pero dejando que la vida que no sabemos de donde viene nos atraviese.
Tenemos un compromiso muy bonito con las mujeres, con nosotras y sobre todo con los bebés que traen la esperanza a este Universo.
En estas líneas vamos a intentar sintetizar todo lo que ocurrió en el congreso. Es posible que a unos nos parezca unas cosas más importantes que otras, y otros piensen que son otras, pero lo importante no son las conclusiones generales, lo importante es lo que tú te lleves de este congreso. Estas son nuestras conclusiones:
  • “¡Las mujeres podéis! Como profesionales estamos en camino de aprender a acompañaros, el camino es laborioso, pero estamos en disposición de querer hacerlo. Os necesitamos y nos necesitáis.”
  • Ya sabéis que hemos recogido los comentarios en los servicios de los chicos, y había una sensación como que las mujeres están dormidas y los hombres en hibernación. Necesitamos de las yerbas y los potinguitos de Dña. Reina para despertar nuestras conciencias.
  • Los cuatro enemigos del parto son, la ignorancia, el dolor, el miedo y la impaciencia, son también los que nos impiden vivir en libertad y con la responsabilidad personal y colectiva que se nos hace indispensable en nuestra tarea de acompañar en sus diferentes formas al nacimiento y parto.
  • Ya es hora de dejar de adorar a los nuevos dioses, las máquinas, y abrir paso al respeto, al conocimiento, al aprendizaje, la humildad, la confianza y la paciencia que son los mejores aliados para diluir los efectos de los cuatro enemigos.
  • Existe una necesidad de aglutinar a las personas que quieran formase para asistir partos en casa y darle respuesta en forma de centro libre de formación.
  • Estamos siendo víctimas de las largas y pesadas consecuencias de una cultura patriarcal que ha ensalzado, promovido e impuesto los valores de la masculinidad machista. Esas consecuencias las sufrimos desde el modo de nacer, ser educados, criados, aprender a relacionamos, hasta la manera de desarrollar nuestra profesión y concebir el mundo.
  • Es preciso un cambio profundo en las mentes, en los corazones y en las actitudes, así como en los métodos prácticos de desarrollar nuestra tarea. Es indispensable una perspectiva de género, que nos permita transitar hacia una nueva cultura que integre los valores arquetípicos masculinos y femeninos o como dirá Wilhem Reich, integrar la natura y cultura.
  • Ya no es preciso seguir encontrándonos para asegurar que el PARTO EN CASA ES SEGURO, y no una extravagancia de unas poca personas. Nuestras experiencias directas recogidas a lo largo de los últimos cuarenta años en todo el mundo así lo confirman.
  • Queremos denunciar como colectivo de usuarias/os y profesionales que el sistema tecnocrático hospitalario de asistencia a la maternidad es un atentado a la SALUD.
Nuestra muy querida presidenta Consuelo Ruiz también quiso aportar sus propias conclusiones sobre el congreso:
  • En el parto en casa es imprescindible la colaboración consciente y enterada de la mujer.
  • Es la propia parturienta la que tiene que vigilar su parto y hacerse responsable de él.
  • Todo lo que sea extraño al parto es, por lo menos inútil, si no perjudicial. La embarazada debe estar segura de que puede dar a luz.
  • Las seguridades de traslado al hospital son contraproducentes, es casi mejor ir al hospital desde el principio si la mujer no se siente capaz de parir.
Por último nos gustaría hacer una reflexión sobre un tema importante y siempre presente: LA MUERTE.
La muerte forma parte de la vida.No estamos preparados para asumir la muerte física, a la que entendemos como última, cuando realmente morimos todos los días. Hay un miedo exacerbado a la muerte, este miedo nos lleva delegar, produce una culpa, justificaciones y todo lleva a castigar al supuesto “culpable”.
La tecno-ciencia por muy sofisticada que sea no nos va a salvar de la muerte, nuestra única certeza, pero nos puede amargar y quitar la vida. Cuando una muerte se produce en un hospital se asume, porque se ha producido dentro de un sistema que han puesto todos los medios para evitarlo. Por el contrario si esto sucede en casa, el sistema no asume esta realidad y busca un culpable que tiene que ser castigado y ese culpable es el asistente a partos. Desde nosotros tendrá todo nuestro apoyo.
(Dña. Maite Gómez y D. Jesús Sanz)
formacion-1
formacion-2
Jerez periodico

© Copyright 2016 | Todos los derechos reservados