Menu
X

Category Archives: Sin Categorizar

image
7 months ago Sin Categorizar

Curso Emergencias Obstetricas Extrahospitalarias

La Asociación Nacer en Casa casi en pleno ha participado en la actualización en emergencias obstétricas extrahospitalarias, Emergencias Barhttps://cursoemergenciaspartoextrahospitalario.wordpress.com/, en Mallorca, Girona y Tenerife. Ha sido todo un placer el curso y el compartir experiencias tanto en lo profesional como lo personal, lo mismo de sus ponentes Helena, Ella, Molly y Sarah, que lo han hecho posible . Una delicia  ponernos cara entre nosotros.

Emergencias TenEmergencias Mall  

 

 

¿Que supone el Nacimiento para el Bebé?

Gracias al comité organizador por invitarme a participar, es un honor para mi estar aquí, son 30 años defendiendo este arte de acompañar desde lo mas profundo que es el nacimiento y los primeros años de la vida.

….y estos 30 años me dan esta oportunidad: hablaros de este bebe de este ser que nace a la vida.

Desde mi condición de obstetra he acompañado el nacimiento .I Y desde mi condición de psicoterapeuta he acompañado el sufrimiento humano y hoy, sé lo que no se debe hacer bajo ningún concepto, pero también hoy se, que podemos compensar, paliar, en caso de que detectemos problemas para seguir evitando el sufrimiento….. El bebe nace ya a la vida desde su vivencia intrauterina como nos decía Federico Navarro Neuropsiquiatra reichiano

“en el mamifero humano el proceso de formación de la psique empieza en la concepción.”

W. Reich medico psiquiatra ya nos hablaba de úteros sin vida, donde la dificultad de expresión fetal es importante, donde el feto tiene pocas posibilidades de expansión y de comunicación y donde el ecosistema ya esta alterado. Donde la respiración y la vivencia del placer es limitada, y la emoción del miedo impera por encima de todo. Reich decía como “los niños ven frustradas sus necesidades emocionales, su expresión de la vida emocional, justamente antes de su nacimiento y después de el”.

Desde la fisiología sabemos que el parto solo es un pasaje para este bebe que nace, que el verdadero nacimiento viene mas tarde que el parto representa un estrés, que en un principio se considera fisiológico (Langererantz 1988) y que ese estado de estrés es reciproco entre la madre y el bebe.

El bebe no debería hacer el camino solo ni durante el embarazo, ni en el parto ni los primeros años de vida.

Sabemos desde la neurobiología, como nos recuerda Ibone Olza, que hay una correlación directa entre el desarrollo neuronal del lactante y los cambios en los sistemas neuroendocrinos de la madre, y que estos permiten la iniciación del vinculo afectivo. Sabemos que la oxitocina y la vasopresina juegan un papel crucial en el inicio del vínculo, y que el cortisol y otras catecolaminas actúan como neuromoduladores y memorizadores de las diferentes conductas de la madre, la cría y el medio externo.

Sabemos de la inmadurez del bebé humano, lo sabéis tod@s. Sabemos de la necesidad de contacto, de la necesidad de establecer un vinculo afectivo, de la importancia de esos momentos vitales ,cruciales . Actualmente nos apoya la Neurobiología,la Neurociencia la Fisiología y tod@s nosotros lo sabemos hoy.

Hace 30 años trabajábamos recuperando el instinto desde nuestro corazón y eran las mujeres y los hombres l@s que nos enseñaban desde la esencia mamífera , humana , desde lo mas instintual que los bebes existen, miran, que no quieren ser separados que expresan y lloran.Y hablando del parto: sabemos que el descenso de la cabeza fetal por nuestra vagina desencadena una descarga de catecolaminaY sabemos desde la fisiología que las catecolaminas son las hormonas del estrés y que por lo tanto fisiológicamente el bebe junto a la madre están en una situación de estrés , pero no por ello es menos importante comprender lo que supone una situación de estrés para ambos.

La modificación somática mas notable, y suficientemente probada, en el estrés sufrido por el feto en el curso de su travesía por la vagina, es: La hipertrofia córtico suprarrenal. Los estímulos provocados por el trabajo de parto sobre el feto, hacen que este organice sus defensas por la vía hipotálamo@torrente sanguíneo@hipófisis corteza suprarrenal, lo cual, representa un estimulo para la preparación defensiva del organismo fetal asì como para su correcta armonía endocrina futura. Asì! Salerno, llega a la conclusión de que para una normal evolución del niño resulta útil y funcional una adecuada intensidad de la dinámica del parto, que despierte las reacciones y resistencia sin que llegue al agotamiento es decir, que debe ser lo suficientemente intenso como para producir las modificaciones biológicas necesarias para la subsistencia. Así, Guyton en su tratado de fisiología medica sobre la función de la “Alarma” y el ”Estrés” del Sistema Nervioso Simpático nos comenta: “Fácilmente se deduce que la descarga simpática masiva resulta en un aumento de actividad de diversas funciones corporales , incluyendo: * mayor presión arterial * mayor riego sanguíneo a los tejidos , * metabolismo mas intenso de las células , * aumento de la glucosa en la sangre para el metabolismo, * aumento de la coagulación sanguínea. etc…. La suma de todos estos efectos permite que la persona lleve a cabo una actividad física agotadora durante mas tiempo de lo que podría en otras circunstancia; se dice frecuentemente que el fin del simpático es proporcionar energía suplementaria para el organismo en situaciones de dificultad: esta es la frecuentemente llamada “reacción de alarma del simpático.” En situaciones fisiológicas esta reacción de alarma del simpático conlleva que en el recién nacido y en la madre haya un estado de alerta tranquila, que se miren, se reconozcan, se sientan de nuevo, se sigan enamorando y vayan sintiendo esa sensación de bienestar, placentera que lleva al propio bebe poco a poco, cuando su reacción simpática se va recuperando, al reencuentro con su objeto de amor, de placer . El bebe repta buscando, oliendo, sintiendo, reconociendo lo que ya conocía y amaba y en su memoria celular estará esa impronta de amor porque siente que a través de ella puede abandonarse, sentirse seguro, todos sus receptores están abiertos al placer, a oler, a mirar, a sentir. Porque sabe que esta allí su madre, incondicional, respondiendo a sus necesidades. Esta situación de estrés fisiológico del parto que implica para el bebé un intenso masaje epidérmico, no supone un sufrimiento si la madre el padre y el bebe hacen el camino juntos, si se acompaña la dinámica fisiológica del parto. si la emoción que conllevan todas estas vivencias se permiten sentir, acompañar, expresar; incluso el miedo, ya que el miedo va implícito en esa experiencia . Y después del parto seguimos necesitando ese envolvimiento, como ese otro útero que son los brazos, la piel ,el olor, los ojos para ir construyendo ese yo biológico que ya empezó en la vida intrauterina. Nacemos con el cerebro muy inmaduro y necesitamos de esa “presencia presente” para ir construyéndonos esos primeros años post natales . “los niños nacen sin corazas”. Reich nos decía “que casi todas las madres saben lo que los niños necesitan, pero la mayoría de ellas sigue teorías falsas y peligrosas nacidas de teorías superficiales en vez de escuchar sus propios instintos naturales”. También la OMS viene acentuando la calidad de dicha relación como algo esencial para la prevención de los daños cerebrales al inicio de la vida. Evania Reichert en su libro “Infancia Edad Sagrada” dice: “En los primeros años, especialmente hasta los tres años, si los pequeños reciben un buen cuidado de estímulos y afectos adecuados, las conexiones neuronales se formaran dos veces mas de lo que una persona puede llegar a necesitar a lo largo de la vida, por eso, se trata de un periodo precioso de desarrollo cerebral”. Shore cita una investigación realizada en la universidad de Minesota por el neurocientífico Megan R Gunnar sobre la tasa de cortisol en niños estresados que revela que los acontecimientos adversos y traumáticos pueden elevar la tasa conocida de hormona de la tensión. Demuestra que algunos niños lidian mejor que otros con el estrés y se asocia al hecho de haber recibido cuidados sensibles, afectos y una buena crianza el primer año de vida. Y los bebes que mantienen altos niveles crónicos de cortisol manifiestan atrasos en su desarrollo cognitivo, motor y social. El exceso de esta sustancia puede destruir células cerebrales y la densidad de las sinapsis en determinadas áreas del cerebro (Según experiencia Gunnar citada por Shore en el 2000) Hasta ahora hemos hablado de fisiología, de lo hermoso, de lo que queremos hacer todos los días, pero sabemos por nuestros años de experiencia, que no todas las mujeres que quieren pueden, que muchos embarazos se viven con estrés, no digamos los partos, y ¡! cuantos ingresos en neonatología se dan sin contacto !!, separaciones y primeros años de vida traumáticos, donde si sumamos el nivel de cortisol del parto traumático, las interferencias externas al triangulo madre, padre, bebe, la no atención de las necesidades epidérmicas y de disponibilidad, nos encontramos ya con un monto de sufrimiento que cuanto mas tarde se atienda, mas difícil es su reparación. Este estrés lo observamos mucho a través del contacto con la piel, ya que hay bebes que no aceptan que se les toque ni con suaves masajes, manifestando si se les toca caras de angustia y llanto. E incluso añadiré partos en casa en que el bebe ha podido vivir ese estrés fisiológico, ese estado de alerta tranquilamente y por consiguiente, ese mismo estado de placer, le genera mas necesidad de contacto, pero que después su mama su papa no son capaces de seguir proporcionandole por sus propios limites personales, ya que parimos con toda nuestra historia personal, nuestras vivencias a nuestras espaldas y al final también ese bebé, termina resignándose y sin poder acceder a la persona que tanto necesita ya que para el bebe humano la exterogestación termina hacia los 9 meses, un año de vida. Recuerdo casos de bebes nacidos en casa con serias dificultades de acceso al contacto con la madre, al placer de mamar; Por el contrario, recuerdo otros bebes que buscaban ávidos el pezón de su madre, el calor de sus pechos y el contacto de sus ojos. Y todo esto… ¿que genera? lo primero deciros que no es verdad que los bebes no se enteran de nada pues esa memoria celular existe y si nos pusiéramos en su piel quizás cambiaríamos nuestra forma de actuar tanto en el nacimiento como en la crianza. La angustia del nacimiento no se puede asociar a nada, es una experiencia biofísica que lleva a la contracción, a una situación de alerta continua, a un encogimiento, generalmente se asocia con un estado de ansiedad de la madre y que se agrava con separaciones tras partos traumáticos … y en este momento de la vida, una separación para un bebe sin conciencia del tiempo puede ser una eternidad conectando con la emoción de la angustia intensamente. Por eso, todas estas situaciones se pueden y deben aliviar, paliar e incluso disolver con acogimiento para que pueda empezar a darse la reacción contraria que es la expansión, sino la angustia y el encogimiento se instauran con mas y mas fuerza. Y darles la posibilidad de reconectar con la mirada ya que este es el primer acto de existencia ya que los sentidos se abren, se despiertan. También es importante relajar el estado de ansiedad de la madre ya que como veíamos antes la situación de estrés es reciproca@ Si no hay contacto ocular se produce una contracción de la musculatura de los ojos, que les impide mirar, es por lo que a través del masaje epidérmico reichiano recuperamos el contacto, en intima y estrecha relación con la madre masajeando los ojos, la boca, nuca, tórax y diafragma para ayudar siempre a que se resuelva esa tensión, y favorecer de esta manera el proceso expansivo en el bebe, ya que el contacto le nutre y le calma , que es lo que el bebe necesita en esos momentos, y así será durante este primer año, en el que esta naciendo a la vida y se completa la exterogestaciòn para el bebe de la que ya nos hablaban Portman, Montagu, Reich, Serrano. Y estas experiencias llevan a los bebes a abrir los sentidos y a tener confianza en si, en los otros y en el mundo. Esta practica la tendremos que tener en cuenta durante el primer año, según el grado de dificultad observada, ayudando a recuperar su estado de vitalidad y placer. Cuantas veces hemos visto dar teta o biberón sin mirar a los bebes, por un lado esta la madre, el bebe por el otro y cuantas veces sentimos de ¡! esa presencia no presente !! en un periodo en que la necesidad es grande pues su proceso de mielinización es muy intenso y el grado de inmadurez inmenso. No solo hay estrés en el parto, si no tambíen lo hay en los primeros años de la vida. Cuantas miradas vacías y perdidas vemos hoy! Cuantos bebes tras una búsqueda sin respuesta acaban resignándose Cuantas veces en el espacio terapéutico trabajando, se oyen estas expresiones: “para que voy a mirar , no tengo nada que mirar o “conectan con la desesperación, el vacío, la soledad”. o “para que mirar si no hay nada que me acoja y recoja”. Y para terminar me gustaría que tomáramos conciencia de lo que supone el nacimiento para un bebe, como el se prepara para ese estrés fisiológico, como el cuerpo de la mujer lo masajea , y como es necesario y vital la recuperación del estrés en contacto. El parto solo es un pasaje y el primer año, debe ser un continuum para ese bebe y esa familia que nace a la vida. Pero también deciros que todo lo que planteo esta condicionado por los biosistemas de la madre del padre y que a su vez estos serán reflejo de la estructura social, y de la relación con los otros y con ellos mismos de ahí que la prevención primaria vaya unida a la reivindicación y a la intervención psicosocial La prevención en el mundo solo será posible cuando aprendamos a cuidar de quien todavía esta sano, de quien aun no fue dañado, nuestros niños…

Cristina Aznar Plana , Ginecologa Psicoterapeuta Miembro de la asociación Nacer en Casa desde su fundacion.

Profesionales del nacimiento, profesionales de la oxitocina

Hasta la fecha hay una gran cantidad de evidencia científica sobre la importancia de promover la producción endógena de oxitocina y preservar el equilibrio hormonal del nacimiento tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos hechos por muchos profesionales del nacimiento, el nacimiento en nuestro país todavía sufre de un elevado grado de medicalización, que pasa por la incomprensión o la ignorancia de la fisiología del nacimiento y de las necesidades básicas de la madre y del bebé. A menudo esto se traduce en insatisfacción materna y morbilidad física y emocional, olvidando que el profesional del nacimiento tiene un papel esencial en la salud de las familias, y por lo tanto en la salud comunitaria.

Todos los profesionales del nacimiento deberíamos ser conscientes de la influencia que nuestra presencia ejerce sobre el proceso del nacimiento (Paradice, 2002; Anderson, 2000), el bienestar de madre-bebé-familia, su grado de satisfacción y la seguridad en todo el proceso (embarazo, parto y posparto). Uno de nuestros principales objetivos debería ser ayudar a la madre a recuperar SU Territorio del Nacimiento: un entorno seguro, con una fisiología no perturbada, bajo el poder absoluto de la mujer (Fahy, 2008).

Las hormonas desencadenan y son desencadenadas por estados emocionales que pueden ser transformados en reacciones físicas (Young, 2009), catalizando cambios, adaptación y comportamientos (Uvnäs-Moberg et al, 2005). Cualquier estimulación neocortical del cerebro durante el trabajo de parto provocado por el uso del lenguaje racional, las luces fuertes, el dolor, el hambre, los recuerdos temerosos, la sensación de sentirse observada o juzgada o la presencia de personas desconocidas durante este momento tan íntimo y sexual de la vida reproductiva de la mujer, puede provocar altos niveles de estrés y la necesidad de estar alerta (Odent, 2010; Odent, 2009; Uvnäs-Moberg et al, 2005). Esto provoca el inicio de la “Cascada del Miedo” (Foureur, 2008) incrementando los niveles de cortisol y catecolaminas en sangre. Estas hormonas antagonistas de la oxitocina son la causa de contracciones uterinas débiles, un trabajo de parto más largo (Foureur, 2008; Alehagen et al, 2005) y un suministro sanguíneo reducido hacia el útero y la placenta que conducen a la hipoxia fetal (déficit de oxígeno en la sangre y los tejidos corporales del bebé) (Glover and O’Connor, 2006; Van den Bergh et al, 2005). Este ajustado equilibrio hormonal puede ser interrumpido por peligros externos o internos percibidos por la mujer (Hastie and Fahy, 2009), a mi entender, uno de los principales responsables de la seguridad en el parto.

De la misma forma, la liberación de oxitocina endógena, se ve interrumpida por la administración de la analgesia epidural (Foureur, 2008; Ransjö-Arvidson et al, 2001) y por la administración de oxitocina sintética intravenosa (Carter, 2003), la cual provoca una desensibilización de sus receptores, pudiendo causar atonía uterina (Phaneuf et al, 2000), un aumento de re-admisiones hospitalarias por incremento anormal del sangrado posparto (Beyley et al, 2010) y perdiendo sus efectos conductuales (Hastie and Fahy, 2009), un aspecto esencial de la producción y liberación de oxitocina entorno a la salud materna y perinatal dentro de la sociedad.

La Oxitocina juega un papel fundamental no sólo en la contractibilidad uterina, sino también en el vínculo y el cuidado del bebé y la lactancia materna (Buckley, 2009; Hastie and Fahy, 2009; Uvnäs-Moberg and Petersson, 2005). Estudios recientes sugieren que los receptores de oxitocina aumentan hacia el final del embarazo para proteger el desarrollo sano del bebé intrauterino y promover el bienestar físico y mental de la madre (Slattery and Neumann, 2008), jugando un papel muy importante no solamente en la fisiología del nacimiento, sino también en sus mecanismos psicológicos y psicosociales (Uvnäs-Moberg and Petersson, 2005).

Esta poderosa hormona se produce en el núcleo paraventricular hipotalámico y en núcleo supraóptico, se almacena en la neurohipófisis y luego se libera al torrente sanguíneo desde zonas cerebrales involucradas en el control del miedo, el estrés y las funciones autonómicas (Uvnäs-Moberg et al, 2005). Se puede encontrar en el líquido cefalorraquídeo, la medula espinal y las áreas límbicas, incluidos la amígdala y el prosencéfalo (Uvnäs-Moberg and Petersson, 2005; Bale et al, 2001).

La oxitocina disminuye la actividad del sistema nervioso simpático y del eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal (Windle et al, 2006; Uvnäs-Moberg et al, 2005; Uvnäs-Moberg and Petersson, 2005; Windle et al, 2004) aumentando niveles endogénos de opiáceos e induciendo efectos anti-estrés como son: baja tensión arterial, ritmo cardíaco y hormonas del estrés, promoviendo bienestar y relajación, además de una óptima termorregulación (Uvnäs-Moberg et al, 2005; Uvnäs-Moberg and Petersson, 2005).

Dada su relación anatómica y fisiológica con las áreas límbicas del cerebro, la oxitocina es considerada un gran mediador y controlador de emociones, respuesta al dolor y comportamientos sociales como el amor, la memoria, la rabia, la agresión y el establecimiento de correlaciones entre experiencias pasadas y presentes (Kightley, 2007; McGaugh, 2004), promoviendo un aumento del umbral del dolor y un descenso de los niveles de ansiedad (Uvnäs-Moberg et al, 2005; Windle et al, 2004; Bale et al, 2001), disminuyendo el miedo, aumentando la confianza, la empatía y la generosidad (Lee et al, 2009; Heinrichs and Domes, 2008; Baumgartner et al, 2008; Kirsch et al, 2005; Huber et al, 2005; Kosfeld et al, 2005; Heinrichs et al, 2003). Por eso la oxitocina incrementa la capacidad humana de entender los sentimientos ajenos (Lee et al, 2009; Zak et al, 2007), algo esencial en la relación entre la madre y los profesionales del nacimiento.

La presencia continuada de un profesional de la salud que comprenda e integre todas estas evidencias, facilitará la producción endógena de oxitocina, puesto que
a través de la relación que se va construyendo y del cuidado individualizado continuo se disminuye enormemente los niveles de estrés tanto en la madre como en el bebé (Foureur, 2008; Kightley, 2007; Dick-Read, 2004; Edwards, 2000) acortando la duración del parto (Buckley, 2009; Campbell et al, 2006; Odent, 2004; Klaus et al, 2002), y por lo tanto reduciendo intervenciones médicas y morbilidad (Hodnett et al, 2009).

En un momento histórico-económico tan crítico como el actual, si desde las instituciones se plantearan aumentar el apoyo a las madres entorno a la maternidad, no solamente aumentaría su nivel de satisfacción y disminuiría su morbilidad física y emocional, sino que se disminuirían los costes de los cuidados en el parto y en el posparto.

Sin embargo, mientras tanto, los profesionales de la salud tenemos un deber: no hacer el mal y actuar según la evidencia científica más reciente para mejorar el estado de salud de las personas a las que cuidamos.

Referencias:

Alehagen, S., Wijma, B., Lundberg, U. and Wijma, K. (2005) Fear, pain and stress hormones during childbirth. Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology, 26 (3), p.153-165.

Anderson, T. (2000) Feeling safe enough to let go: the relationship between a woman and her midwife during the second stage of labour. In: Kirkham, M. (ed) The Midwife-Mother relationship. Basingstoke: Macmillan Press.

Bale, TL., Davis, AM., Auger, AP., Dorsa, DM. and McCarthy MM. (2001) CNS region-specific oxytocin receptor expression: importance in regulation of anxiety and sex behaviour. The Journal of Neuroscience, 21 (7), p.2546-2552.

Baumgartner, T., Heinrichs, M., Vonlanthen, A., Fischbacher, U. and Fehr, E. (2008) Oxytocin shapes the neural circuitry of trust and trust adaptation in humans. Neuron, 58 (4), p.639-650.

Beyley, CM., Gyte, GML., Murphy, DJ., DEvane, D., McDonald, SJ. and McGuire, W. (2010) Active versus expectant management for women in the third stage of labour. [Systematic Review] Cochrane Pregnancy and Childbirth Group. Cochrane Database of Systematic Reviews. 7.

Buckley, S. (2009) Gentle Birth, Gentle Mothering. New York: Celestial Arts

Campbell, DA., Lake, MF., Falk, M. and Backstrand, JR. (2006) A randomized control trial of continuous support in labour by a lay doula. Journal of Obstetric, Gynocologic and Neonatal Nursing, 35 (4), p.456-464.

Carter, C. (2003) Developmental consequences of oxytocin. Physiology and Behaviour, 79 (3), p.383-397.

Dick-Read, G. (2004) Childbirth Without Fear. London: Printer & Martin Classics.

Edwards, NP. (2000) Women planning homebirths. In: Kirkham, M. (ed) The Midwife-Mother Relationship. Basingstoke: Macmillan Press.

Fahy, K. (2008) Theorising birth territory. In: Fahy, K., Foureur, M. and Hastie, C. (eds). Birth Territory and Midwifery Guardianship: A Theory for Midwifery Practice, Research and Education. London: Elsevier.

Foureur, M. (2008) Creating Birth Space to Enable Undisturbed Birth. In: Fahy, K., Foureur, M. and Hastie, C. (eds.) Birth Territory and Midwifery Guardianship: A Theory for Midwifery Practice, Research and Education. London: Elsevier.

Glover, V. and O’Connor, T. (2006) Maternal anxiety: Its effect on the fetus and the child. British Journal of Midwifery, 14 (11), p.663-667.

Hastie, C. and Fahy, KM. (2009) Optimising psychophysiology in third stage of labour: theory applied to practice. Women and Birth, 22 (3), p.89-96.

Heinrichs, M. Baumgarten, T., Kirschbaum, C. and Ehlert, U. (2003) Social support and oxytocin interact to suppress cortisol and subjective responses to psychosocial stress. Biological Psychiatry, 54 (12), p.1389-1398.

Heinrichs, M. and Domes, G. (2008) Neuropeptides and social behaviour: effects of oxytocin and vasopressin in humans. Progress in Brain Research, 170, p.337350.

Hodnett, ED., Gates, S., Hofmeyr, GJ. and Sakala, C. (2009) Continuous support for women during childbirth. [Systematic Review] Cochrane Pregnancy and Childbirth Group. Cochrane Database of Systematic Reviews. 3.

Huber, D., Veinante, P. and Stoop, R. (2005) Vasopressin and oxytocin excite distinct neuronal populations in the Central Amygdala. Science, 308 (5719), p.245248.

Kightley, R. (2007) Fetal consciousness and the midwife. British Journal of Midwifery, 15 (1), p.8-11.

Klaus, M., Kennell, JH. and Klaus, PH. (2002) The Doula Book. Cambridge: Perseus Books.

Kirsch, P., Esslinger, C., Chen, Q., Mier, D., Lis, S., Siddhanti, S., Gruppe, H., Mattay, VS., Gallhofer, B. and Meyer-Lindenberg, A. (2005) Oxytocin modulates neural circuitry for social cognition and fear in humans. The Journal of Neuroscience, 25 (49), p.11489-11493.

Kosfeld, M., Heinrichs, M., Zak, PJ., Fischbacher, U. and Fehr, E. (2005) Oxytocin increases trust in humans. Nature, 435 (7042), p.673-676.

Lee, HJ., Macbeth, AH., Pagani, J. and Young, WS. (2009) Oxytocin: the Great Facilitator of Life. Progress in Neurobiology, 88 (2), p.127-151.

McGaugh, JL. (2004) The amygdala modulates the consolidation of memories of emotionally arousing experiences. Annual Review of Neuroscience, 27, p.1-28

Odent, M. (2009) The Masculinisation of the birth environment. Journal of Prenatal and Perinatal Psychology and Health, 23 (3), p.185-191.

Odent, M. (2010). New Criteria to evaluate the Practices of Obstetrics and Midwifery. The Mid-Atlantic Conference on Birth and Primal Health Research held at Las Palmas de Gran Canarias, Spain.

Phaneuf, S., Rodriguez-Liñares, B., TambyRaja, RL., MacKenzie, IZ. and López Bernal, A. (2000) Loss of myometrial oxytocin receptors during oxytocin-induced and oxytocin-augmented labour. Journal of Reproduction and Fertility, 120 (1), p.91-97.

Ransjö-Arvidson, AB., Matthiesen, AS., Lilja, G., Nissen, E., Widstrom, AM. and Uvnäs-Moberg, K. (2001) Maternal analgesia during labour disturbs newborn behaviour: effects on breastfeeding, temperature and crying. Birth, 28 (1), p.5-12.

Slattery, DA. and Neumann, ID. (2008) No stress please! Mechanisms of stress hyporesponsiveness of the maternal brain. The Journal of Physiology, 586 (2), 377-385.

Uvnäs-Moberg, K., Arn, I. and Magnusson, D. (2005) The psychobiology of emotion: The role of oxytocinergic system. International Journal of Behavioural Medicine, 12 (2), p.59-65.

Üvnas-Moberg, K and Petersson, M. (2006) Antistress, Well-Being, Empathy and Social Support. In: Arnetz, B and Ekman, R (ed) Stress in Health and Disease. Weinheim: Wiley-VCH Verlag Gmbh & Co.

Windle, RJ., Gamble, LE., Kershaw, YM., Wood,. SA., Lightman, SL. and Ingram, CD. (2006) Gonadal steroid modulation of stress-induced Hypothalamo-PituitaryAdrenal activity and anxiety behaviour: role of central oxytocin. Endocrinology, 147 (5), p. 2423-2431.

Windle, RJ., Kershaw, YM.,Shanks, N., Wood,. SA., Lightman, SL. and Ingram, CD. (2004) Oxytocin attenuates stress-induced c-fos mRNA expression in specific forebrain regions associated with modulation of hypothalamo-pituitary-adrenal activity. The Journal of Neuroscience, 24 (12), p.2974-2982.

Young, LJ. (2009) Being human. Love: Neuroscience reveals all. Nature, 457 (7226), p.148.

Zak, PJ., Stanton, AA. and Ahmadi, S. (2007) Oxytocin increases generosity in humans. PloS ONE [online], 2 (11), 7 November 2007. Available from: <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2040517/pdf/pone.0001128.pdf>

RECIBE NUESTRAS NOTICIAS, NOVEDADES
[mc4wp_form]

© Copyright 2016 | Todos los derechos reservados